La Cooperativa Eléctrica de Crevillent destina 800.000 euros a paliar los efectos del COVID-19

En respuesta a la actual situación de crisis sanitaria y socio-económica provocada por el virus COVID‑19, y considerando el estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo por el Gobierno de la Nación y las sucesivas prórrogas y acciones derivadas del mismo, el grupo Enercoop de la Cooperativa Eléctrica de Crevillent ha estudiado detenidamente y aprobado un conjunto de actuaciones, denominado Plan Reacciona, que tiene como objetivo paliar los efectos económicos negativos de esta crisis en el municipio de Crevillent.

El Plan, que afronta una situación excepcional con medidas excepcionales, tiene como premisa fundamental aglutinar, bajo un enfoque integral y no aislado, todas las acciones previstas en los próximos meses, en los ámbitos técnico, económico y social. Esta orientación integral incluye no solo las disposiciones que, con carácter obligatorio, aprobó el Gobierno de España la pasada semana para su aplicación en el sector energético, que por sí solas ya suponen un esfuerzo inicial para la entidad, sino otras diseñadas por la propia Cooperativa que las mejoran y complementan de forma muy notoria.

El Consejo Rector de Cooperativa ha estimado que, puesto que se trata de una situación cambiante y cuya duración es imprevisible, las actuaciones más importantes del Plan no estarán restringidas al estado de alarma, sino que se prolongarán hasta finales de 2020.

Reducción de las tarifas.

En el marco de su actual política tarifaria, es objetivo de la Cooperativa Eléctrica de Crevillent mantener unos precios muy competitivos en relación con opciones similares del mercado libre, intentando además que tengan un carácter lo más permanente posible en periodos prolongados de tiempo, con independencia de la volatilidad del precio de compra de la energía, que es una constante en el sector. En este sentido, durante todo el segundo semestre de 2019 la tarifa 2.0A doméstica, la más numerosa en Crevillent, se fijó en 0,117 €/kWh y estuvo por debajo de todas las opciones del mercado con servicios comparables, generando en este periodo un ahorro a los socios de Cooperativa superior a los 300.000 euros.

Esta tarifa, ya de por sí muy competitiva, va a experimentar una reducción adicional del 10%, pasando a ser de 0,105 €/kWh, con efectos sobre la facturación del mes de marzo pasado, adelantándose un mes el criterio habitual de aplicación a trimestres naturales.

El citado ajuste no debe considerarse una acción extraordinaria orientada a amortiguar el impacto económico negativo únicamente durante el estado de alarma, sino que la Cooperativa garantiza no revisar al alza dicho valor, al menos, hasta que finalice 2020.

Esta rebaja de la tarifa supone la tercera bajada consecutiva que esta Cooperativa aplica durante los últimos doce meses a sus socios, a diferencia de otras compañías, tanto nacionales como de nuestro entorno, que han mantenido precios muy superiores durante este periodo.

Esta misma disminución del 10% se va a trasladar a todas las modalidades tarifarias con suministro en baja tensión, por lo que no solo el usuario doméstico se beneficiará de la misma sino también el pequeño comercio, los empresarios individuales (autónomos) y las pequeñas y medianas empresas, para quienes se garantiza igualmente su no revisión al alza hasta que finalice el año. En la web de Enercoop están disponibles los precios actualizados en función de la tarifa contratada.

Medidas económicas, técnicas y sociales.

Más allá de esta minoración tarifaria, la Cooperativa Eléctrica de Crevillent contempla hasta diez medidas de diferente naturaleza para afrontar la situación, no solo desde el punto de vista económico sino, también, técnico y social.

Debe señalarse que, a pesar de ser de carácter obligatorio, las iniciativas aprobadas recientemente por el Gobierno central, deben ser soportadas por la propia Cooperativa o por alguna de las empresas del grupo, ya sean derivadas del aplazamiento de pagos o bien de la caída temporal de sus ingresos, puesto que ninguna de ellas va con cargo a los presupuestos generales del Estado ni supone una relajación en la carga fiscal para la ciudadanía o las empresas, en ninguno de los tres impuestos que gravan en España la producción y consumo de energía eléctrica.

Entre las actuaciones sociales más destacables diseñadas por la Cooperativa, resalta especialmente aquella dirigida a una amplia parte de la población especialmente afectada por esta situación, como es la ampliación del bono social local a nuevos colectivos y el aumento en un 10% del límite de consumo máximo anual bonificable para todos ellos, que se situará en 4.000 kWh/año, fundamentado en la mayor intensidad de uso de la electricidad en el hogar que se está produciendo durante los meses de confinamiento.

Este bono social local consiste en un descuento adicional del 25% del término de energía, que pasará a ser de 0,079 €/kWh. Dicha medida no solo se aplicará a los segmentos de la sociedad que se benefician de ella hasta la fecha, como familias con todos sus miembros desempleados, jubilados con un determinado nivel de ingresos, personas con diversidad funcional y familias numerosas, sino también, y como novedad para hacer frente a la nueva situación, a los hogares de trabajadores autónomos que hayan reducido su actividad en más de un 75% o hayan suspendido la misma, así como para aquellos en que, al menos, dos personas se hayan visto afectadas por ERTE’s o estén en situación de desempleo. Este descuento, que beneficiará a un número de consumidores muy superior al contemplado en el ámbito estatal, se aplicará al consumo de la vivienda habitual. A su vez, la entidad ha creado un servicio de asesoramiento para resolver dudas y para atender y tramitar las solicitudes por medios no presenciales, telefónicamente (900.103.314) y a través del buzón específico bonosocial@enercoop.es, al que se unirá una aplicación telemática integrada en la web de la compañía.

Como medida de especial calado social, la entidad contempla la aportación de 150.000 euros para acciones de cooperación orientadas a mitigar las consecuencias del COVID-19 en Crevillent, de las cuales se beneficiarán los consumidores afectados con más virulencia por la crisis. Esta aportación, destinada a cubrir carencias sociales, sanitarias o asistenciales, será gestionada en colaboración con organizaciones sin ánimo de lucro conocedoras de las necesidades reales de los ciudadanos.

El Plan, que está disponible para su consulta y descarga en la web del grupo (www.enercoop.es), supone para Enercoop un esfuerzo económico extraordinario superior a 800.000 euros en 2020 y se complementa con otras medidas destinadas a trabajadores autónomos y PYME’s, las cuales van desde la reducción temporal de la potencia contratada hasta la posibilidad de suspensión puntual del suministro, pasando por el aplazamiento de los pagos de facturas de consumo durante el estado de alarma. Todo ello se complementará con una mayor dotación de recursos en el ámbito administrativo y financiero para poder atender las solicitudes de los cooperativistas.